miércoles, octubre 05, 2005

La música y las luces nunca se apagaron

Como cualquier sábado que pica la calle por darse un reviente, un pequeño placer de baile, música y alcohol. Por si aparece un corazón fugitivo reflejado en los espejos de la disco gay. Cuando todavía es temprano para una noche porteña, pero el loquerío está que arde en la Divine, batiendo las caderas al son fatal de la Grace Jones. Esa africana de lengua ardiente que nos lleva por "la vida en rosa" de la costa francesa, en un auto sport tapizado de armiño. En la fantasía coliza de soñarse jet set en Marbella o Cannes, bailando la misma música, salpicadas por las mismas luces, juntando las monedas para otra piscola y no deprimirse viendo el sucio puerto y sus latas mohosas. Otra piscola para el cola recién bañado en su nube Old Spice. Otra vez la Grace por favor, para lucir en la pista el jeans Calvin Klein de la ropa americana, que bien planchado parece nuevo. Sobre todo en la oscuridad estrellada por los focos. Que la música y las luces nunca se apaguen, que no lleguen los pacos pidiendo documentos, que nada ocurra esta noche mágica que parece año nuevo. Que siga el dancing y las piscolas locas corriéndose mano en el rincón. Por eso nadie se da cuenta del olor a humo que sube la escalera, que hace toser a una loca con asma, que dice que tiene asma de losca. "Que se quema el arroz", grita alguna. Y las ensaladas también, niña, pero la música y las luces nadie las apague; ni siquiera la bomba incendiaria que un fascista arrojó recién en la entrada. Ese resplandor amarillo que trepa los peldaños como un reguero de pólvora, que alcanza las plumas lacias de los travestis inflamando la silicona en chispazos púrpura y todos aplauden como si fuera parte del show. Total la música y las luces no se apagan y sigue cantando la Grace Jones, por eso nadie lo toma en serio. Como darse cuenta de que la escalera de entrada se derrumba en un estruendo de cenizas, si el sonido es tan fuerte y todos sudan en el baile. Qué más da un poco de calor si las locas están calientes atracando y al gritito de: "Fuego, fuego", no falta la que dice: "¿Dónde? Aquí en mi corazón". Pero en un momento el chiste se transforma en infierno. Como si la música y las luces acompañaran la escena dantesca que arde a puerta cerrada. Con demasiado calor para seguir bailando, demasiado terror para rescatar la chaqueta Levis en el guardarropía. Atrapados en el choclón de locas gritando, empujando, pisando a la asfixiada que prefiere morir de espanto. Buscando la puerta de escape que está cerrada y la llave nadie sabe. Entonces a los baños dice alguien que lo vio en una película. Atravesando la pista encendida entre las brasas de locas que danzan con la Grace y la música que sigue girando. Pisar las vigas y espejos al rojo vivo que multiplican la Roma disco, de Nerón Jones, atizando la fogata desde los parlantes. Sin mirar atrás las parejas gays calcinadas en los carbones de Pompeya. Encontrar los baños para refugiarse en el frío falso de los azulejos plásticos. Como si en último momento se eligiera el lugar del placer, recordando chupeteos y escenas de fragor, reviviendo en la emergencia la humedad sexual de los baños del Cinelandia. Más bien abrir todas las llaves de los lavamanos, pero la gota mezquina que sale está hirviendo y el humo ahorca la garganta en un asma de losca que no quiere morir. Un asma de losca rasguñando las baldosas que estallan en lenguas ardientes. Y esa asma de losca quiebra los espejos para apagar al menos el reflejo del fuego. Encontrar una salida a una boca de oxígeno para su asma de losca sofocada que asma tanto la vida, que sabe que irá al infierno y quiere vivir como sea, quemándose las manos, encaramándose en los andamios del humo hasta encontrar una ventana en el tercer piso, tan alta, tan arriba. Con tanto público abajo esperando morboso que la loca se tire al vacío. Sobre esa multitud de curiosos que miran indiferentes los incendios. Decidirse a dar el salto, porque es posible que su asma de losca flote en el aire dorado que la quema. Atreverse ahora que la cola está ardiendo y el mar tan lejos es un vértigo de olas que la aplaude. Apenas un paso empujada por la hoguera que inflama el pelo en una antorcha. Un paso, sólo un paso en la pasarela de vidrio y el espectáculo de locas en llamas, volando sobre el muelle de Valparaíso, será recordado como un brillo fatídico en el escote aputado del puerto. Porque aun así, aunque la policía asegura que todo fue por un cortocircuito eléctrico, la música y las luces nunca se apagaron.

(Discoteque Divine, Valparaíso, 4 de septiembre, 1993)

6 Comments:

Blogger Pablo Croci said...

Me gusto este cuento. Que anticipo a Cromagnon!. También me hizo acordar a un poema de Arturo Carrera, "En la disco". Despues te lo paso. Saludos.

7:58 p. m.  
Blogger Matías said...

Fue una masacre verídica que conmocionó a la comunidad gay. ¡Tenés que escuchar cómo lo lee!

11:53 p. m.  
Blogger Gio Infante said...

Pedro no lee, vive... Vive al intentar leer... Y nos hace vivir... Vivir el incendio como aquella loca con asma de losca... Vivir e incendiarnos en los azulejos de la Divine, bailar con la Grace y quedar incinerados como la losca... La losca que somos gracias a Lemebel!

9:53 p. m.  
Blogger NataLia said...

Estoy esperando ver la película sobre esta triste historia de la disco Divine.
Recuerdo que un profe nos leyó este texto y yo lo encontré buenísimo, después seguí leyendo a Pedro Lemebel, simplemente un gran escritor... "De Perlas y cicatrices" es lejos uno de mis libros favoritos.
Saludos :)

1:37 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Queridos,

La primera edicion de La Esquina (1995) fue publicada por editorial Cuarto Propio, no por Seix Barral. Esa es del 2001.

Fernando

12:11 a. m.  
Anonymous Miri said...

Muy bueno! No sabía que era un hecho verídico!!! Gracias por la info.

3:07 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home